Como bien sabes, alimentarte correctamente durante el embarazo es fundamental para que tu cuerpo esté en perfectas condiciones mientras alberga a tu hijo. Pero, ¿sabías que tras el parto también tienes que cuidar muchísimo tu dieta? Piénsalo, ha pasado por un gran esfuerzo y tu cuerpo se tiene que recuperar correctamente.

Algunos consejos para una correcta alimentación tras el parto

Es muy importante que tu cuerpo esté perfectamente hidratado

Si acabas de dar a luz, es muy importante que bebas mucha agua en el día, bueno, agua y otros líquidos que sean saludables, como por ejemplo, zumos naturales.

Consumir líquidos de forma correcta ayuda mucho a que la piel se vaya recuperando en cuanto a aspecto, que esté hidratada, y también a evitar mareos que pueden aparecer por la falta de hidratación del cuerpo.

Otro motivo por el que hidratarte es porque la presencia abundante de agua en el cuerpo fomenta la producción de leche, y además, ayuda a reducir considerablemente la sensación de hambre.

Consume mucha fibra

Tras el parto, la fibra es muy necesaria para el organismo para mejorar el tránsito intestinal, que queda afectado tras el parto. Los problemas de estreñimiento son muy comunes y estos pueden fomentar la aparición de hemorroides.

Para evitar esos problemas, es mucho más que recomendable incluir en tu dieta diaria muchas frutas y verduras así como cereales integrales. Estos alimentos ayudarán a que sea más fácil ir al baño con más frecuencia.

Mucha vitamina C

Otra cosa muy recomendable tras el parto es el consumo de la vitamina C. Son alimentos que aportan muchos nutrientes necesarios para una correcta recuperación del cuerpo. Esta vitamina ayuda a que la piel y el pelo consigan recuperar el aspecto que tenían antes del parto.

Además, son geniales para ayudar a que cicatricen las suturas que tienes por el alumbramiento, sin importar si ha sido natural o asistido, y para hacer que el cuerpo tenga una hidratación adecuada.

Algunos alimentos ricos en vitamina C son frutas como el kiwi o la fresa y verduras como el pimiento verde.

Mucho hierro

Para evitar problemas con el hierro y sufrir anemia por la gran cantidad de sangre que se pierde en el parto, durante las semanas siguientes a él es necesario consumir muchos alimentos como hierro, que, además, mejoran la producción de leche materna y dan mucha energía.

Algunos alimentos muy aconsejables son los frutos secos, el pescado, los huevos y las carnes más magras.

Sigue leyendo, y si te quedan dudas… ¡descubre nuestro exclusivo programa de Recuperación Post-Parto!

Otros consejillos que te pueden venir muy bien

Además de todo lo que te he contado en este post, hay otras cositas que puedes hacer para asegurarte de que el postparto va genial.

Para ayudar a la cicatrización, los productos ricos en cinc vienen genial, y para hacer que tengas más leche, puedes tomar infusiones de tomillo o hinojo.

Muy importante: come 5 veces al día y lleva una dieta equilibrada.

Si tienes dudas o preguntas, ¿por qué no te pasas por la consulta y te las respondo todas? ¡Contacta conmigo!