¿Sabías que en el mes de diciembre la media de aumento de peso es de 3 kilos?

Y es que diciembre es el mes en el que está la Navidad, Nochebuena y Nochevieja, y, claro, como colofón final, los Reyes Magos, y son fechas también de comidas navideñas de empresa, de quedar con amigos y conocidos. En fin, la consecuencia final de todo esto es que en la gran mayoría de las ocasiones abusamos de comida que no deberíamos tomar, como dulces, tartas, alcohol… y todo eso repercute en nuestro aumento de peso.

Puede ser realmente complicado, si estás a dieta o tratando de llevar una alimentación adecuada, hacerlo bien en estas fiestas, pero no hace falta que entres en estado de pánico, siguiendo algunos consejos sencillos puedes sobrevivir a estas fiestas. 🙂

  1. Haz todas las comidas aunque te “pases”: una falsa creencia, pero muy extendida, es que si estás a dieta y te pasas en una comida lo mejor es no hacer la siguiente. Eso no es cierto, puesto que hacer todas las comidas es fundamental para que el cuerpo siga funcionando adecuadamente acelerando el metabolismo. Si te has pasado en una comida, haz la siguiente más ligera, pero hazla.
  2. Haz ejercicio. El ejercicio siempre es bueno, y más en fechas de posibles excesos como estas. No hace falta que te mates en el gimnasio, sal a andar y a disfrutar de la ciudad en Navidad, todo está precioso.
  3. Cuidado con el alcohol y con los dulces. Por un lado, el alcohol tiene un montón de calorías, y las consumes sin darte cuenta. Por otro lado, los dulces siempre son una tentación. ¿Qué tal si eliges uno y luego te retiras para evitarla?
  4. La fruta es una gran aliada. Ten siempre a mano una pieza de fruta y cómetela 30 minutos antes de sentarte a la mesa, así no tendrás tanta hambre.
  5. Controla lo que comes. Si comes directamente del centro de la mesa es muy posible que no tengas muy claro cuánto has comido. Para evitarlo, coge un plato y sírvete en él lo que te apetezca comer. Así podrás ver las cantidades y podrás controlar mucho más lo que comes.

No olvides que la alimentación es fundamental en cualquier época del año, pero en Navidad hay que poner un poquito más de cuidado para no abusar y que luego haya que trabajar más para perder esos kilos que hemos ganado. Por mi parte, estoy a tu disposición para cualquier pregunta o duda que te surja.