Sí, lo sé, me he apropiado directamente del título de la peli de Tim Burton “Pesadilla antes de Navidad”, pero es que venía perfecto para darle título a este post. 😄

Bueno, pues parece que ya se han acabado las fiestas de Navidad, y con ellas, también han terminado las comilonas interminables. Ahora es el momento perfecto para retomar los hábitos alimenticios saludables y perder los kilitos que hemos ganado durante estos días.

Una buena manera de volver a recuperar los buenos hábitos es acudir a la maravillosa dieta mediterránea, esa que es tan rica y tan beneficiosa para nuestro organismo. El secreto de la dieta mediterránea es su gran variedad, pues incluye una gran cantidad y variedad de frutas, verduras, lácteos, pescados, pan y frutos secos, legumbres… y sí, también carnes y huevos. Y por supuesto, no se puede olvidar un alimento tan fantástico como lo es el aceite de oliva.

Hay una gran cantidad de estudios que demuestran el gran valor nutricional de la dieta mediterránea, ya que es una de las más completas y sanas que existen, y que aporta un gran beneficio a nuestra salud física y también mental, tal y como reflejan varios estudios de investigadores españoles. Y es que las personas que siguen esta dieta, obtienen mejores resultados en las escalas físicas y mentales, sin contar con que sufren menos enfermedades crónicas y tienes una tasa de mortalidad bastante menor.

Con la dieta mediterránea es posible prevenir la obesidad y las enfermedades cardiovasculares, puesto que ésta ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos en nuestra sangre. Además, gracias a la gran cantidad de alimentos variados que contiene la dieta mediterránea, junto al bajo aporte calórico hace que sea más difícil que aparezca la obesidad. Esto, unido a la práctica regular y habitual de ejercicio nos va a ayudar a estar siempre en forma.

La dieta mediterránea también ayuda a luchar contra la diabetes gracias a una alimentación rica en hidratos de carbono y al aceite de oliva, que ayuda a nuestro cuerpo a regular adecuadamente sus niveles de glucosa.  No hay que olvidar que es una dieta rica en antioxidantes gracias a la cantidad de vitaminas y polifenoles que contienen los alimentos que se consumen en ella. Esto evita también el envejecimiento prematuro de nuestras células.

No obstante, te invito a que te pases un ratito por la consulta y que me cuentes cuáles son tus objetivos, y así podremos trabajar juntos para conseguirlos. ¿Te apetece? ¡Contacta conmigo!