Vale. Ya llegan las fiestas de Navidad. Las comidas de Nochebuena, Nochevieja y Navidad.

Suelen ser comidas muy copiosas donde celebras estas fechas con la familia y con los amigos, pero, la cosa cambia si estás embarazada. La buena alimentación es fundamental si estás en estado, y hay algunas cosas que tienes que tener en cuenta siempre, y sí, también en Navidad.

Aunque cuides tu alimentación por lo general, durante el embarazo extrema el cuidado

Durante los nueve meses de embarazo, es necesario tener muchas proteínas y algunas vitaminas, así como algunas minerales, como el hierro o en el caso de vitaminas, el ácido fólico. Otra cosa que se necesita para llevar a cabo bien esta etapa con la máxima energía posible es una cantidad de calorías superior a la que tu cuerpo necesita normalmente. En resumen, tu alimentación tiene que ser equilibrada.

Ahora que llega el tiempo de los mantecados, turrones y comida que generalmente no sueles comer el resto del año y que no es todo lo sana que nos gustaría, es mejor que consumas la menor cantidad posible. Ten en cuenta que durante el embarazo hay que comer adecuadamente, lo que no implica comer mucho o más de lo que comerías si no estuvieses embarazada.

Si en la primera etapa de tu embarazo tienes un peso adecuado seguro que no necesitarás consumir más calorías durante los primeros tres meses. Piensa que una vez entres en el segundo trimestre, solamente tendrás que añadir unas 300 calorías al día más, y en el trimestre final deberás dar a tu cuerpo 450 calorías más.

No comas alimentos potencialmente dañinos

Eso no va a hacer otra cosa que perjudicarte. El pescado y la carne crudas pueden ser alimentos peligrosos pues pueden tener bacterias que podrían dañar al feto; los quesos blandos y la leche sin pasteurizar tampoco son recomendables.

No tomes alcohol

El alcohol no es que pueda ser potencialmente peligroso, es que lo es. Ingerir alcohol durante los meses de embarazo puede provocar daños importantes en la vida que llevas dentro. Cámbialo por bebidas saludables y fresquitas.

Estos son solo un par de consejos, pero, lo mejor es que te informes bien de cuáles son las mejores pautas para llevar tu embarazo de forma sana y adecuada, y sí, también ahora en Navidad. Pásate por la consulta y estaré encantada de charlar contigo para ver cómo podemos trabajar juntos. ¿A qué esperas?